Cargando ...
Amway logo
Saltar al contenido principal
smartedit.mode.only.message
Amigos paseando un perro en un sendero al aire libre en un día soleado. Uno está arrodillado acariciando al perro.

6 maneras de apoyar tu sistema inmunológico naturalmente

Aquí tienes varias maneras de brindar apoyo inmunológico natural a tu cuerpo que puedes incorporar a tu vida diaria.

5 de abril del 2022
Amigos paseando un perro en un sendero al aire libre en un día soleado. Uno está arrodillado acariciando al perro.

6 maneras de apoyar tu sistema inmunológico naturalmente

Aquí tienes varias maneras de brindar apoyo inmunológico natural a tu cuerpo que puedes incorporar a tu vida diaria.

5 de abril del 2022
Amigos paseando un perro en un sendero al aire libre en un día soleado. Uno está arrodillado acariciando al perro.

6 maneras de apoyar tu sistema inmunológico naturalmente

Aquí tienes varias maneras de brindar apoyo inmunológico natural a tu cuerpo que puedes incorporar a tu vida diaria.

5 de abril del 2022

Hay muchas maneras de brindar apoyo inmunológico natural a tu cuerpo. Estas van desde hábitos saludables hasta conseguir una mascota o aumentar tu ingesta de vitaminas. Y todo esto se suma al apoyo de las defensas naturales de tu cuerpo. No siempre es fácil tomar las decisiones correctas para tu salud, pero eso no significa que no puedas intentarlo. Aquí tienes seis maneras de darle apoyo inmunológico natural a tu cuerpo.

1. El ejercicio y el sistema inmunológico

Sabías que hablaríamos de esto. Hacer ejercicio es una parte clave del apoyo a tu salud y tu sistema inmunológico está incluido en eso. Cuando sudas trotando o haciendo yoga caliente, ciclismo u otro ejercicio, ayudas a tu cuerpo a eliminar toxinas.

«El ejercicio ayuda bastante», afirma la Dra. Dawna Venzon, científica investigadora principal de los productos Nutrilite™ y dietista registrada con más de una década de experiencia en la industria de suplementos nutricionales. «Puede mejorar el metabolismo, ayudar a mantener los músculos, apoyar los niveles saludables de colesterol y proporcionar las tan deseadas endorfinas, así como apoyar al sistema inmunológico».

El movimiento diario también puede promover una buena circulación, lo que permite que las células del sistema inmunológico se muevan de manera más eficiente.

Comprométete a hacer algún tipo de actividad física todos los días para mantener tu cuerpo en movimiento. Ve al gimnasio, haz un circuito en las escaleras del trabajo, haz un entrenamiento en tu sala de estar o realiza una caminata rápida. Las investigaciones muestran un vínculo entre hacer ejercicio moderado regularmente y un sistema inmunológico fuerte.

Y si ese ejercicio es al aire libre, la exposición al sol ayudará a tu cuerpo a generar algo de vitamina D, que también apoyará tu sistema inmunológico. (¡Hablaremos sobre eso más adelante!) ¿Hacer ejercicio regularmente es algo nuevo para ti? Considera desafiarte con un programa que te lleve del sofá a los 5 Km que te ayude a aumentar gradualmente la actividad.

2. Reduce tus niveles de estrés

En los últimos años, muchos de nosotros hemos experimentado estrés ocasional con mucha más frecuencia, sobre todo porque seguimos haciendo malabares con las prioridades del constantemente cambiante panorama en el trabajo, la escuela y el hogar. Pero todos esos problemas de la vida diaria son más que molestias, pueden afectar tu bienestar general.

Demasiado estrés puede suprimir el poder del sistema inmunológico. El cortisol, la hormona del estrés del cuerpo, puede crear una reacción de lucha o escape cuando está presente por más de unos días y puede debilitar tus glóbulos blancos, por lo que es extremadamente importante encontrar maneras de superarlo.

El cuidado personal es clave para controlar el estrés ocasional: Prueba darte un baño para relajarte, prender tu vela aromática favorita, ver algo que te haga reír, meditar, ejercitarte o escribir en un diario.

El estrés puede ser lo que te mantiene despierto durante la noche, pero el sueño reparador puede ayudar a regular tu estabilidad emocional y disminuir la ansiedad. Mantén un cuaderno cerca de tu cama para anotar esos pensamientos agobiantes por la noche y sacarlos de tu cabeza. Vuelve a revisarlos al día siguiente para organizar y priorizar una lista de tareas pendientes.

3. ¿Qué pasa si no duermes lo suficiente?

Ya que estamos hablando del sueño, es importante que duermas. Dormir es tu oportunidad para recargar el cuerpo. La cantidad adecuada de sueño apoya la salud y el bienestar general, incluida la inmunidad y la salud mental. Siete a nueve horas de sueño cada noche pueden ayudar a tu cuerpo en la producción de glóbulos blancos.

«Dormir bien es la base de un sistema inmunológico eficaz y de la capacidad natural del cuerpo para crear anticuerpos que combatan los virus», explica Venzon. «Investigaciones demuestran que la falta de sueño se relaciona con problemas de salud a largo plazo. La dieta, el estrés y el ejercicio afectan el sueño, así que asegúrate de observar el panorama general».

Haz que dormir sea una prioridad. Sigue un horario de sueño para ayudar a regular tu reloj biológico, evita las siestas largas y mantente activo durante el día. (¡Ahí está de nuevo el ejercicio!) Según los CDC, 30 minutos de actividad física por día no solo mejoran el sueño, sino que también marcan una diferencia significativa en tu salud mental y física.

También pon atención a lo que comes y bebes unas horas antes de acostarte. Concéntrate en quedar satisfecho, no demasiado hambriento ni atiborrado, para que no despiertes sintiéndote incómodo. Además, evita los estimulantes como la nicotina y la cafeína, que pueden mantenerte despierto. Y, aunque el alcohol puede causar somnolencia al principio, también puede perturbar el sueño durante la noche. El exceso de alcohol también puede afectar a tu sistema inmunológico, afirma Venzon.

4. Elige alimentos que apoyen tu sistema inmunológico

Este es otro de esos hábitos saludables que sabemos que deberíamos tener, pero no siempre lo logramos: Come una dieta nutritiva repleta de frutas y verduras.

Consumir más frutas y verduras ricas en vitaminas y evitar azúcares y grasas saturadas le brinda a tu sistema inmunológico los micronutrientes adecuados para apoyar tu salud general.

Para hacerlo más fácil, siempre ponlas al inicio de tu lista de compras y guárdalas a la vista en el refrigerador o sobre el mostrador de la cocina para que las tengas a mano. Las moras azules y bayas de saúco están llenas de antioxidantes, los cítricos son ricos en vitamina C y la espinaca está llena de hierro y cobre, todos estos alimentos brindan excelentes beneficios al sistema inmunológico, así como el ajo.

Venzon señala que «las frutas y verduras coloridas contienen fitonutrientes y antioxidantes vitales como la vitamina C y el betacaroteno que apoyan tu salud inmunológica». «Además, la fibra que contienen promueve un intestino saludable».

5. Consigue una mascota

Las mascotas pueden exigir mucho trabajo, pero también pueden mejorar tu vida. Cuando estamos estresados, nuestros cuerpos liberan cortisol, una hormona que puede suprimir el sistema inmunológico. Sin embargo, pasar tiempo de calidad con nuestras mascotas disminuye esa hormona del estrés.

Investigaciones demuestran que las personas registran un descenso en la presión arterial cuando acarician a un perro. Y un 87 % de los dueños de gatos declararon que sus gatitos tenían un impacto positivo en su bienestar y un 76 % declaró que podía enfrentar la vida diaria de mejor manera gracias a su gato.

También, pasar tiempo disfrutando del ritmo lento de tus peces en un acuario o interactuar con tus aves es similar a conectarte con la naturaleza, otro reductor del estrés ocasional comprobado.

6. Suplemento con vitaminas para la inmunidad

Como dijimos anteriormente, comer saludablemente es una excelente manera de apoyar tu sistema inmunológico de forma natural, ya que las frutas y verduras contienen fitonutrientes, vitaminas y antioxidantes vitales que brindan apoyo inmunológico natural.

Pero no siempre llenamos nuestros platos con tantos alimentos saludables como deberíamos. Consumir vitaminas y suplementos es una de las formas más fáciles y una de las mejores maneras de apoyar un sistema inmunológico saludable, ya que pueden ayudar a garantizar que estás consumiendo la cantidad recomendada. ¡Y hay mucho para elegir!

Probióticos de apoyo inmunológico

Los probióticos son pequeños microorganismos vivos que ayudan a crear un equilibrio saludable de bacterias en el intestino. Apoyan la salud digestiva y el sistema inmunológico de tu cuerpo. De hecho, el 70 % de tu sistema inmunológico está alojado en tu intestino, ¡así que mantenerlo funcionando sin problemas es clave!

Considera agregar un probiótico a tu rutina para garantizar que tu intestino esté recibiendo lo que necesita. Los sobres portátiles del Probiótico Balance Within de Nutrilite se agregan fácilmente a tu comida o bebida para ayudar a mantener un equilibrio de bacterias buenas.†

Vitamina C

Muchas personas ingieren vitamina C todos los días en forma de pastillas, gomitas, bebidas y suplementos. El pensamiento común es: Mientras más, mejor; especialmente cuando se trata de tu sistema inmunológico.

Pero la vitamina C no funciona de esa manera. Tu cuerpo no puede almacenar vitamina C. Una vez que alcanza su límite de absorción, cualquier agregado al sistema simplemente se elimina junto con todas las demás sustancias que tu cuerpo no necesita.

Algunos suplementos, como la Vitamina C de acción prolongada Nutrilite, pueden ayudar con eso. Tiene un ingrediente fibroso especial que permite que la tableta se disuelva lentamente en el intestino durante 8 horas, lo que proporciona una corriente constante de vitamina C que tu cuerpo puede absorber fácilmente.†

Vitamina D

La vitamina D es otro de los nutrientes necesarios para un funcionamiento inmunológico óptimo. Además de obtener vitamina D con alimentos como el pescado graso y yemas de huevo, nuestro cuerpo produce vitamina D cuando estamos expuestos al sol. Pero muchos de nosotros no salimos tanto como quisiéramos, y esto puede conllevar a la preocupación de una exposición solar excesiva.

Un suplemento como la Vitamina D Nutrilite ayuda a llenar esas brechas sin miedo. Los nutrientes del suplemento provienen de champiñones, una de las fuentes botánicas naturales más concentradas de vitamina D. Si prefieres vitaminas en gomitas, considera Días radiantes™ n* by Nutrilite.

Apoyo inmunológico diario con zinc

El zinc es fundamental para una inmunidad saludable, en gran parte, porque es necesario para el funcionamiento óptimo de las células inmunológicas. Además, el zinc ayuda a mantener la integridad de la piel y las membranas protectoras que recubren la nariz, la boca, la garganta y el tracto intestinal, también importantes para el sistema inmunológico.

Nuestros cuerpos no almacenan zinc, de modo que necesitamos una dosis diaria. Defensa inmunológica Nutrilite con zinc y albahaca sagrada te da 20 mg de zinc y 400 mg de albahaca sagrada. Esta combinación apoya tu salud respiratoria y brinda un apoyo diario a las defensas naturales de tu cuerpo.†

Baya de saúco

Las bayas de saúco están repletas de antioxidantes y fitonutrientes que ayudan a apoyar tu sistema inmunológico. Ha gozado de una renovada popularidad y puede encontrarse en varios suplementos, como multivitaminas, polvos o gomitas, como las Gomitas para inmunidad Protégete n* by Nutrilite.

Las gomitas n* by Nutrilite tienen una mezcla de bayas de saúco, vitamina C y zinc, que actúan en conjunto para brindar apoyo inmunológico.† ¡Además, son aptas para vegetarianos!

Apoyo inmunológico natural que funciona para ti

Apoyar tu sistema inmunológico requiere trabajo, pero puedes elegir algunas estrategias que funcionen mejor para ti y respaldar tus esfuerzos con vitaminas y suplementos diarios para la inmunidad. Lee Reforzadores del sistema inmunológico: hecho o ficción para obtener más consejos.

Y haz clic aquí para obtener más información sobre todos los productos Nutrilite que pueden ayudarte a apoyar de manera natural a tu sistema inmunológico.

†Esta afirmación no ha sido evaluada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EUA. Este producto no pretende diagnosticar, tratar, curar ni prevenir ninguna enfermedad.