Cargando ...
Amway logo
Saltar al contenido principal
smartedit.mode.only.message

La guía esencial para recuperación pos-entrenamiento

¿Nos creerías si te dijéramos que lo que haces para recuperarte después del entrenamiento es igual de importante que tu rutina? Bueno, deberías creerlo, porque lo es.

8 de octubre del 2021

La guía esencial para recuperación pos-entrenamiento

¿Nos creerías si te dijéramos que lo que haces para recuperarte después del entrenamiento es igual de importante que tu rutina? Bueno, deberías creerlo, porque lo es.

8 de octubre del 2021

La guía esencial para recuperación pos-entrenamiento

¿Nos creerías si te dijéramos que lo que haces para recuperarte después del entrenamiento es igual de importante que tu rutina? Bueno, deberías creerlo, porque lo es.

8 de octubre del 2021

La guía esencial para recuperación pos-entrenamiento

Entrenas, sudas, te bañas y continúas con tu día. Pero, ¡no tan de prisa! Antes de continuar con tu día, debes hacer algo más (y muy importante): recuperarte. No nos referimos solo a un estiramiento de dos minutos o a un día de descanso durante el fin de semana. Una recuperación adecuada puede ayudar a restaurar el cuerpo con mayor rapidez después de entrenar. Esto podría significar sentir menos dolor al día siguiente y aprovechar mucho más el entrenamiento durante la semana. ¿Quieres ayudar a tu cuerpo a sentirse como nunca antes? Estos son algunos de los hábitos más importantes para la recuperación pos-entrenamiento que puedes incorporar a tu rutina.

Consumir suficiente proteína

Probablemente ya hayas escuchado acerca de la aclamada proteína como la solución ideal para recuperarse después de entrenar, pero, ¿qué hace realmente para el cuerpo? Cuando se consume entre los primeros 30 y 45 minutos después de entrenar (un periodo de tiempo conocido como la ventana anabólica), puede ayudar a reparar y reconstruir los músculos. De hecho, las investigaciones han demostrado que este es el momento ideal para la recuperación y el crecimiento muscular, especialmente para las personas que entrenan por la mañana. Entonces, ¿cuánta proteína deberías consumir? Toma alrededor de 20 a 40 gramos de suero en polvo, caseína o proteína en polvo a base de leche para desarrollar masa muscular después del ejercicio. ¿Por qué? Estas bebidas de recuperación pos-entrenamiento se preparan con los mejores componentes de la leche, una vez que ya se eliminaron los carbohidratos y las grasas. Esto significa que puedes darle a tu cuerpo las proteínas que necesita sin ingerir carbohidratos y grasas adicionales que quizás sean innecesarios.

¿No sabes cuál probar primero? Las proteínas en polvo son las más comunes, ya que se absorben con mayor rapidez y facilidad, lo que las hace ideales como suplemento posterior. Para ayudar aún más a tus músculos, busca una proteína que también contenga aminoácidos de cadena ramificada, como las™ Cápsulas disolubles de proteína XS. Las cápsulas de esta bebida de recuperación de alta calidad pos-entrenamiento están envueltas en una capa que se disuelve rápidamente y es segura para consumir, así que puedes llevarlas contigo donde sea de manera conveniente.

La guía esencial para recuperación pos-entrenamiento

Entrenas, sudas, te bañas y continúas con tu día. Pero, ¡no tan de prisa! Antes de continuar con tu día, debes hacer algo más (y muy importante): recuperarte. No nos referimos solo a un estiramiento de dos minutos o a un día de descanso durante el fin de semana. Una recuperación adecuada puede ayudar a restaurar el cuerpo con mayor rapidez después de entrenar. Esto podría significar sentir menos dolor al día siguiente y aprovechar mucho más el entrenamiento durante la semana. ¿Quieres ayudar a tu cuerpo a sentirse como nunca antes? Estos son algunos de los hábitos más importantes para la recuperación pos-entrenamiento que puedes incorporar a tu rutina.

Consumir suficiente proteína

Probablemente ya hayas escuchado acerca de la aclamada proteína como la solución ideal para recuperarse después de entrenar, pero, ¿qué hace realmente para el cuerpo? Cuando se consume entre los primeros 30 y 45 minutos después de entrenar (un periodo de tiempo conocido como la ventana anabólica), puede ayudar a reparar y reconstruir los músculos. De hecho, las investigaciones han demostrado que este es el momento ideal para la recuperación y el crecimiento muscular, especialmente para las personas que entrenan por la mañana. Entonces, ¿cuánta proteína deberías consumir? Toma alrededor de 20 a 40 gramos de suero en polvo, caseína o proteína en polvo a base de leche para desarrollar masa muscular después del ejercicio. ¿Por qué? Estas bebidas de recuperación pos-entrenamiento se preparan con los mejores componentes de la leche, una vez que ya se eliminaron los carbohidratos y las grasas. Esto significa que puedes darle a tu cuerpo las proteínas que necesita sin ingerir carbohidratos y grasas adicionales que quizás sean innecesarios.

¿No sabes cuál probar primero? Las proteínas en polvo son las más comunes, ya que se absorben con mayor rapidez y facilidad, lo que las hace ideales como suplemento posterior. Para ayudar aún más a tus músculos, busca una proteína que también contenga aminoácidos de cadena ramificada, como las™ Cápsulas disolubles de proteína XS. Las cápsulas de esta bebida de recuperación de alta calidad pos-entrenamiento están envueltas en una capa que se disuelve rápidamente y es segura para consumir, así que puedes llevarlas contigo donde sea de manera conveniente.

La guía esencial para recuperación pos-entrenamiento

Entrenas, sudas, te bañas y continúas con tu día. Pero, ¡no tan de prisa! Antes de continuar con tu día, debes hacer algo más (y muy importante): recuperarte. No nos referimos solo a un estiramiento de dos minutos o a un día de descanso durante el fin de semana. Una recuperación adecuada puede ayudar a restaurar el cuerpo con mayor rapidez después de entrenar. Esto podría significar sentir menos dolor al día siguiente y aprovechar mucho más el entrenamiento durante la semana. ¿Quieres ayudar a tu cuerpo a sentirse como nunca antes? Estos son algunos de los hábitos más importantes para la recuperación pos-entrenamiento que puedes incorporar a tu rutina.

Consumir suficiente proteína

Probablemente ya hayas escuchado acerca de la aclamada proteína como la solución ideal para recuperarse después de entrenar, pero, ¿qué hace realmente para el cuerpo? Cuando se consume entre los primeros 30 y 45 minutos después de entrenar (un periodo de tiempo conocido como la ventana anabólica), puede ayudar a reparar y reconstruir los músculos. De hecho, las investigaciones han demostrado que este es el momento ideal para la recuperación y el crecimiento muscular, especialmente para las personas que entrenan por la mañana. Entonces, ¿cuánta proteína deberías consumir? Toma alrededor de 20 a 40 gramos de suero en polvo, caseína o proteína en polvo a base de leche para desarrollar masa muscular después del ejercicio. ¿Por qué? Estas bebidas de recuperación pos-entrenamiento se preparan con los mejores componentes de la leche, una vez que ya se eliminaron los carbohidratos y las grasas. Esto significa que puedes darle a tu cuerpo las proteínas que necesita sin ingerir carbohidratos y grasas adicionales que quizás sean innecesarios.

¿No sabes cuál probar primero? Las proteínas en polvo son las más comunes, ya que se absorben con mayor rapidez y facilidad, lo que las hace ideales como suplemento posterior. Para ayudar aún más a tus músculos, busca una proteína que también contenga aminoácidos de cadena ramificada, como las™ Cápsulas disolubles de proteína XS. Las cápsulas de esta bebida de recuperación de alta calidad pos-entrenamiento están envueltas en una capa que se disuelve rápidamente y es segura para consumir, así que puedes llevarlas contigo donde sea de manera conveniente.

Permanecer hidratado

¿Tienes sed? Quizás tus músculos también. Si haces ejercicio en climas cálidos o sudas considerablemente, tu cuerpo podría perder líquidos y electrolitos importantes, lo que puede dificultar la reparación muscular. Sin mencionar que también puede causar fatiga, pérdida de coordinación y calambres. Bebe entre 8 y 10 onzas de agua después del entrenamiento para regular la temperatura corporal y aportarle líquido al cuerpo que quizás hayas perdido al sudar. Una manera fácil de ayudar al cuerpo es agregar un suplemento a tu bebida favorita para después del entrenamiento, como la Mezcla de bebida hidratante de Agua de coco XS™. Esta mezcla con sabor a fresa y sandía aporta electrolitos con su agua de coco, vitaminas B, y una dosis de antioxidantes como las vitaminas A, C y E.

Hacer estiramiento

Ya sea que estés levantando pesas o corriendo en la cinta caminadora, el cuerpo puede producir ácido láctico durante el entrenamiento. Este químico se produce de forma natural en la sangre como resultado de la «respiración anaeróbica»: un término sofisticado para describir la forma en la que el cuerpo descompone la glucosa (azúcar) para obtener energía. Afortunadamente, estirar después del entrenamiento puede eliminar el ácido láctico acumulado gracias a la circulación sanguínea, además de ayudar al cuerpo a recibir más oxígeno y a reparar los músculos con mayor rapidez. Además, el estiramiento no solo tiene efectos a corto plazo sino que también puede aumentar la flexibilidad y reducir la tensión muscular.

Permanecer hidratado

¿Tienes sed? Quizás tus músculos también. Si haces ejercicio en climas cálidos o sudas considerablemente, tu cuerpo podría perder líquidos y electrolitos importantes, lo que puede dificultar la reparación muscular. Sin mencionar que también puede causar fatiga, pérdida de coordinación y calambres. Bebe entre 8 y 10 onzas de agua después del entrenamiento para regular la temperatura corporal y aportarle líquido al cuerpo que quizás hayas perdido al sudar. Una manera fácil de ayudar al cuerpo es agregar un suplemento a tu bebida favorita para después del entrenamiento, como la Mezcla de bebida hidratante de Agua de coco XS™. Esta mezcla con sabor a fresa y sandía aporta electrolitos con su agua de coco, vitaminas B, y una dosis de antioxidantes como las vitaminas A, C y E.

Hacer estiramiento

Ya sea que estés levantando pesas o corriendo en la cinta caminadora, el cuerpo puede producir ácido láctico durante el entrenamiento. Este químico se produce de forma natural en la sangre como resultado de la «respiración anaeróbica»: un término sofisticado para describir la forma en la que el cuerpo descompone la glucosa (azúcar) para obtener energía. Afortunadamente, estirar después del entrenamiento puede eliminar el ácido láctico acumulado gracias a la circulación sanguínea, además de ayudar al cuerpo a recibir más oxígeno y a reparar los músculos con mayor rapidez. Además, el estiramiento no solo tiene efectos a corto plazo sino que también puede aumentar la flexibilidad y reducir la tensión muscular.

Permanecer hidratado

¿Tienes sed? Quizás tus músculos también. Si haces ejercicio en climas cálidos o sudas considerablemente, tu cuerpo podría perder líquidos y electrolitos importantes, lo que puede dificultar la reparación muscular. Sin mencionar que también puede causar fatiga, pérdida de coordinación y calambres. Bebe entre 8 y 10 onzas de agua después del entrenamiento para regular la temperatura corporal y aportarle líquido al cuerpo que quizás hayas perdido al sudar. Una manera fácil de ayudar al cuerpo es agregar un suplemento a tu bebida favorita para después del entrenamiento, como la Mezcla de bebida hidratante de Agua de coco XS™. Esta mezcla con sabor a fresa y sandía aporta electrolitos con su agua de coco, vitaminas B, y una dosis de antioxidantes como las vitaminas A, C y E.

Hacer estiramiento

Ya sea que estés levantando pesas o corriendo en la cinta caminadora, el cuerpo puede producir ácido láctico durante el entrenamiento. Este químico se produce de forma natural en la sangre como resultado de la «respiración anaeróbica»: un término sofisticado para describir la forma en la que el cuerpo descompone la glucosa (azúcar) para obtener energía. Afortunadamente, estirar después del entrenamiento puede eliminar el ácido láctico acumulado gracias a la circulación sanguínea, además de ayudar al cuerpo a recibir más oxígeno y a reparar los músculos con mayor rapidez. Además, el estiramiento no solo tiene efectos a corto plazo sino que también puede aumentar la flexibilidad y reducir la tensión muscular.

Dormir bien por la noche

Si piensas que estar sentado en tu escritorio o haciendo diligencias es darle a tu cuerpo el descanso que necesita después del ejercicio, te equivocas. De hecho, dormir es el único momento en el que el cuerpo realmente descansa y se recupera. Durante ese tiempo, el cuerpo puede liberar una gran dosis de hormonas del crecimiento, lo que puede contribuir al crecimiento muscular. Por este motivo es tan importante dormir al menos siete horas por noche. Sin embargo, cuanto más intenso sea el entrenamiento, más horas puede necesitar el cuerpo para recuperarse. 

Respetar una dieta equilibrada

Lo entendemos, te esfuerzas en el gimnasio, así que ¿por qué no darte un gusto? No te prohibiremos comer pizza o pastel, pero sí te recomendamos que incluyas más alimentos naturales a tu dieta siempre que puedas. Tener una dieta saludable (y evitar alimentos procesados) puede brindar a los músculos aquellos nutrientes que necesitan para recuperarse. Consume frutas y verduras de temporada y trata de ingerir un mínimo diario de 0.6 a 0.8 gramos de proteína por libra de peso corporal. Sin embargo, esta recomendación puede variar según el sexo, la edad y el nivel de intensidad de entrenamiento. ¿Tienes dificultades para alcanzar estas metas? Si es necesario, consume un suplemento de proteína en polvo. En cuanto a las bebidas alcohólicas, asegúrate de no beber ninguna después del entrenamiento, ya que pueden afectar la recuperación muscular y hacerte sentir más dolorido al día siguiente.

Desde la dieta y la hidratación hasta el estiramiento y las horas de sueño, la recuperación pos-entrenamiento no es una tarea rápida; es algo para todo el día. Con los hábitos adecuados, puedes brindarles a los músculos la ayuda adicional que necesitan para que tu cuerpo se sienta mejor que nunca.

Dormir bien por la noche

Si piensas que estar sentado en tu escritorio o haciendo diligencias es darle a tu cuerpo el descanso que necesita después del ejercicio, te equivocas. De hecho, dormir es el único momento en el que el cuerpo realmente descansa y se recupera. Durante ese tiempo, el cuerpo puede liberar una gran dosis de hormonas del crecimiento, lo que puede contribuir al crecimiento muscular. Por este motivo es tan importante dormir al menos siete horas por noche. Sin embargo, cuanto más intenso sea el entrenamiento, más horas puede necesitar el cuerpo para recuperarse. 

Respetar una dieta equilibrada

Lo entendemos, te esfuerzas en el gimnasio, así que ¿por qué no darte un gusto? No te prohibiremos comer pizza o pastel, pero sí te recomendamos que incluyas más alimentos naturales a tu dieta siempre que puedas. Tener una dieta saludable (y evitar alimentos procesados) puede brindar a los músculos aquellos nutrientes que necesitan para recuperarse. Consume frutas y verduras de temporada y trata de ingerir un mínimo diario de 0.6 a 0.8 gramos de proteína por libra de peso corporal. Sin embargo, esta recomendación puede variar según el sexo, la edad y el nivel de intensidad de entrenamiento. ¿Tienes dificultades para alcanzar estas metas? Si es necesario, consume un suplemento de proteína en polvo. En cuanto a las bebidas alcohólicas, asegúrate de no beber ninguna después del entrenamiento, ya que pueden afectar la recuperación muscular y hacerte sentir más dolorido al día siguiente.

Desde la dieta y la hidratación hasta el estiramiento y las horas de sueño, la recuperación pos-entrenamiento no es una tarea rápida; es algo para todo el día. Con los hábitos adecuados, puedes brindarles a los músculos la ayuda adicional que necesitan para que tu cuerpo se sienta mejor que nunca.

Dormir bien por la noche

Si piensas que estar sentado en tu escritorio o haciendo diligencias es darle a tu cuerpo el descanso que necesita después del ejercicio, te equivocas. De hecho, dormir es el único momento en el que el cuerpo realmente descansa y se recupera. Durante ese tiempo, el cuerpo puede liberar una gran dosis de hormonas del crecimiento, lo que puede contribuir al crecimiento muscular. Por este motivo es tan importante dormir al menos siete horas por noche. Sin embargo, cuanto más intenso sea el entrenamiento, más horas puede necesitar el cuerpo para recuperarse. 

Respetar una dieta equilibrada

Lo entendemos, te esfuerzas en el gimnasio, así que ¿por qué no darte un gusto? No te prohibiremos comer pizza o pastel, pero sí te recomendamos que incluyas más alimentos naturales a tu dieta siempre que puedas. Tener una dieta saludable (y evitar alimentos procesados) puede brindar a los músculos aquellos nutrientes que necesitan para recuperarse. Consume frutas y verduras de temporada y trata de ingerir un mínimo diario de 0.6 a 0.8 gramos de proteína por libra de peso corporal. Sin embargo, esta recomendación puede variar según el sexo, la edad y el nivel de intensidad de entrenamiento. ¿Tienes dificultades para alcanzar estas metas? Si es necesario, consume un suplemento de proteína en polvo. En cuanto a las bebidas alcohólicas, asegúrate de no beber ninguna después del entrenamiento, ya que pueden afectar la recuperación muscular y hacerte sentir más dolorido al día siguiente.

Desde la dieta y la hidratación hasta el estiramiento y las horas de sueño, la recuperación pos-entrenamiento no es una tarea rápida; es algo para todo el día. Con los hábitos adecuados, puedes brindarles a los músculos la ayuda adicional que necesitan para que tu cuerpo se sienta mejor que nunca.