Cargando ...
Amway logo
Saltar al contenido principal
smartedit.mode.only.message

Orden de rutina del cuidado de la piel – pasos fáciles de seguir

Sueros, hidratantes y tónicos, ¿cuál se usa primero? Aprende sobre el mejor orden de rutina del cuidado de la piel para ayudarte a aprovechar al máximo tus productos.

27 de agosto del 2021

Orden de rutina del cuidado de la piel – pasos fáciles de seguir

Sueros, hidratantes y tónicos, ¿cuál se usa primero? Aprende sobre el mejor orden de rutina del cuidado de la piel para ayudarte a aprovechar al máximo tus productos.

27 de agosto del 2021

Orden de rutina del cuidado de la piel – pasos fáciles de seguir

Sueros, hidratantes y tónicos, ¿cuál se usa primero? Aprende sobre el mejor orden de rutina del cuidado de la piel para ayudarte a aprovechar al máximo tus productos.

27 de agosto del 2021

Una buena rutina del cuidado de la piel puede llevar tu piel de bella a radiante. No a todos les queda una misma talla, al igual que no existe una rutina única de cuidado de la piel. Por lo tanto, aunque no podemos decirte qué productos son adecuados para tu piel, podemos hablarte del orden que puede ayudarte a maximizar todo el potencial de tu piel.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los gurús del cuidado de la piel dicen que se debe usar el limpiador primero o el protector solar de último? Hay un buen motivo para eso. De hecho, comprender la razón puede ayudarte a que te asegures de que tu rutina del cuidado de la piel sea más efectiva. Aquí está todo lo que debes saber sobre el orden de tu rutina del cuidado de la piel.

Una buena rutina del cuidado de la piel puede llevar tu piel de bella a radiante. No a todos les queda una misma talla, al igual que no existe una rutina única de cuidado de la piel. Por lo tanto, aunque no podemos decirte qué productos son adecuados para tu piel, podemos hablarte del orden que puede ayudarte a maximizar todo el potencial de tu piel.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los gurús del cuidado de la piel dicen que se debe usar el limpiador primero o el protector solar de último? Hay un buen motivo para eso. De hecho, comprender la razón puede ayudarte a que te asegures de que tu rutina del cuidado de la piel sea más efectiva. Aquí está todo lo que debes saber sobre el orden de tu rutina del cuidado de la piel.

Una buena rutina del cuidado de la piel puede llevar tu piel de bella a radiante. No a todos les queda una misma talla, al igual que no existe una rutina única de cuidado de la piel. Por lo tanto, aunque no podemos decirte qué productos son adecuados para tu piel, podemos hablarte del orden que puede ayudarte a maximizar todo el potencial de tu piel.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los gurús del cuidado de la piel dicen que se debe usar el limpiador primero o el protector solar de último? Hay un buen motivo para eso. De hecho, comprender la razón puede ayudarte a que te asegures de que tu rutina del cuidado de la piel sea más efectiva. Aquí está todo lo que debes saber sobre el orden de tu rutina del cuidado de la piel.

Paso 1: Remueve el maquillaje

Cuando empiezas a limpiar (ya sea tu cara cargada de base y maquillaje o los pisos de tu sala de estar), siempre quieres una superficie limpia. No comenzarías a aspirar sin eliminar el desorden primero, ¿verdad? Lo mismo ocurre con tu piel. Si remueves el maquillaje primero, ayudas a que el trabajo del limpiador sea más fácil y permites que los productos del cuidado de la piel cumplan su función de manera más efectiva.

Asegúrate de buscar productos que sean suaves con tu piel, pero lo suficientemente eficaces como para eliminar el rímel de larga duración, como las Radiante Start –Toallitas limpiadoras y desmaquilladoras micelar Artistry Studio™ de Amway™. Estas toallitas fáciles de usar y que no requieren enjuague hacen que la limpieza nocturna sea más fácil y pueden ayudar a preparar tu rostro para los otros productos de tu régimen nocturno del cuidado de la piel.

Deberías realizar este paso solo durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel. ¿Por qué? Porque no se recomienda que duermas con maquillaje en tu rostro. Pero para esas noches largas en las que el cansancio no te deja ir al baño a completar tu rutina antes de dormir, asegúrate de agregar este paso a tu rutina matutina. 

Paso 2: Limpia tu rostro

Ahora que eliminaste el desorden (¡hasta luego, maquillaje!), es hora de deshacerse de la piel muerta, el exceso de grasa, las bacterias y los contaminantes. Compáralo con las pelusas de polvo, las migas y la suciedad escondida debajo de la cama. Debido a que la aspiradora no siempre puede alcanzar esta suciedad, necesitarás un poco de ayuda adicional para limpiarla. Aquí es donde entra en juego el limpiador. Querrás usarlo en la mañana y en la noche, ya que puede ayudar a preparar tu piel para una mejor absorción de los ingredientes de los demás productos. Elige un limpiador que funcione como exfoliante también, como el Illuminance Artistry Studio™ Limpiador + Exfoliante de Amway™. Este producto dos en uno ayuda a eliminar las impurezas y la acumulación mientras controla la grasa y reduce el brillo. Todos ganan.

Paso 1: Remueve el maquillaje

Cuando empiezas a limpiar (ya sea tu cara cargada de base y maquillaje o los pisos de tu sala de estar), siempre quieres una superficie limpia. No comenzarías a aspirar sin eliminar el desorden primero, ¿verdad? Lo mismo ocurre con tu piel. Si remueves el maquillaje primero, ayudas a que el trabajo del limpiador sea más fácil y permites que los productos del cuidado de la piel cumplan su función de manera más efectiva.

Asegúrate de buscar productos que sean suaves con tu piel, pero lo suficientemente eficaces como para eliminar el rímel de larga duración, como las Radiante Start –Toallitas limpiadoras y desmaquilladoras micelar Artistry Studio™ de Amway™. Estas toallitas fáciles de usar y que no requieren enjuague hacen que la limpieza nocturna sea más fácil y pueden ayudar a preparar tu rostro para los otros productos de tu régimen nocturno del cuidado de la piel.

Deberías realizar este paso solo durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel. ¿Por qué? Porque no se recomienda que duermas con maquillaje en tu rostro. Pero para esas noches largas en las que el cansancio no te deja ir al baño a completar tu rutina antes de dormir, asegúrate de agregar este paso a tu rutina matutina. 

Paso 2: Limpia tu rostro

Ahora que eliminaste el desorden (¡hasta luego, maquillaje!), es hora de deshacerse de la piel muerta, el exceso de grasa, las bacterias y los contaminantes. Compáralo con las pelusas de polvo, las migas y la suciedad escondida debajo de la cama. Debido a que la aspiradora no siempre puede alcanzar esta suciedad, necesitarás un poco de ayuda adicional para limpiarla. Aquí es donde entra en juego el limpiador. Querrás usarlo en la mañana y en la noche, ya que puede ayudar a preparar tu piel para una mejor absorción de los ingredientes de los demás productos. Elige un limpiador que funcione como exfoliante también, como el Illuminance Artistry Studio™ Limpiador + Exfoliante de Amway™. Este producto dos en uno ayuda a eliminar las impurezas y la acumulación mientras controla la grasa y reduce el brillo. Todos ganan.

Paso 1: Remueve el maquillaje

Cuando empiezas a limpiar (ya sea tu cara cargada de base y maquillaje o los pisos de tu sala de estar), siempre quieres una superficie limpia. No comenzarías a aspirar sin eliminar el desorden primero, ¿verdad? Lo mismo ocurre con tu piel. Si remueves el maquillaje primero, ayudas a que el trabajo del limpiador sea más fácil y permites que los productos del cuidado de la piel cumplan su función de manera más efectiva.

Asegúrate de buscar productos que sean suaves con tu piel, pero lo suficientemente eficaces como para eliminar el rímel de larga duración, como las Radiante Start –Toallitas limpiadoras y desmaquilladoras micelar Artistry Studio™ de Amway™. Estas toallitas fáciles de usar y que no requieren enjuague hacen que la limpieza nocturna sea más fácil y pueden ayudar a preparar tu rostro para los otros productos de tu régimen nocturno del cuidado de la piel.

Deberías realizar este paso solo durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel. ¿Por qué? Porque no se recomienda que duermas con maquillaje en tu rostro. Pero para esas noches largas en las que el cansancio no te deja ir al baño a completar tu rutina antes de dormir, asegúrate de agregar este paso a tu rutina matutina. 

Paso 2: Limpia tu rostro

Ahora que eliminaste el desorden (¡hasta luego, maquillaje!), es hora de deshacerse de la piel muerta, el exceso de grasa, las bacterias y los contaminantes. Compáralo con las pelusas de polvo, las migas y la suciedad escondida debajo de la cama. Debido a que la aspiradora no siempre puede alcanzar esta suciedad, necesitarás un poco de ayuda adicional para limpiarla. Aquí es donde entra en juego el limpiador. Querrás usarlo en la mañana y en la noche, ya que puede ayudar a preparar tu piel para una mejor absorción de los ingredientes de los demás productos. Elige un limpiador que funcione como exfoliante también, como el Illuminance Artistry Studio™ Limpiador + Exfoliante de Amway™. Este producto dos en uno ayuda a eliminar las impurezas y la acumulación mientras controla la grasa y reduce el brillo. Todos ganan.

Paso 3: Aplica el tónico

Al igual que con el limpiador, debes aplicar el tónico tanto en la mañana como en la noche. Te preguntarás el porqué. Este puede ayudar a preparar tu piel para que absorba los ingredientes activos en los demás productos de la rutina del cuidado de la piel. Suena genial, ¿verdad? Solo si eliges el tónico adecuado para tu tipo de piel. La mayoría de estos productos en el mercado están formulados para quienes tienen piel grasosa o propensa a tener acné y contienen propiedades que ayudan a nutrir la tez. ¿Cómo saber cuál es el tónico adecuado para ti? Busca los que están hechos con ácido salicílico o ácido glicólico, como el Impacto Rosé – Tónico antiacné + Refrescante de poros Artistry Studio™ 1% Tratamiento con ácido salicílico de Amway™. Este tónico líquido ayuda a refrescar, depurar y mantener el descanso perfecto de los poros, todo el día, todos los días.

Paso 4: Suero

Ya limpiaste y preparaste tu piel, así que ya está lista para recibir los nutrientes que necesita. Dale la bienvenida al suero. Estos productos normalmente estar formulados con activos de menor peso molecular, por lo que pueden penetrar capas más profundas de la piel para darles una nutrición completa. Si bien el suero se debe utilizar por la mañana y por la noche, recomendamos utilizar un tipo diferente de suero según la hora del día. Por la mañana, elige uno con muchos antioxidantes para ayudar a proteger tu piel de los radicales libres (como la vitamina C). Durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel, debes usar un suero con péptidos que ayuden a reparar la piel durante la noche.

Paso 3: Aplica el tónico

Al igual que con el limpiador, debes aplicar el tónico tanto en la mañana como en la noche. Te preguntarás el porqué. Este puede ayudar a preparar tu piel para que absorba los ingredientes activos en los demás productos de la rutina del cuidado de la piel. Suena genial, ¿verdad? Solo si eliges el tónico adecuado para tu tipo de piel. La mayoría de estos productos en el mercado están formulados para quienes tienen piel grasosa o propensa a tener acné y contienen propiedades que ayudan a nutrir la tez. ¿Cómo saber cuál es el tónico adecuado para ti? Busca los que están hechos con ácido salicílico o ácido glicólico, como el Impacto Rosé – Tónico antiacné + Refrescante de poros Artistry Studio™ 1% Tratamiento con ácido salicílico de Amway™. Este tónico líquido ayuda a refrescar, depurar y mantener el descanso perfecto de los poros, todo el día, todos los días.

Paso 4: Suero

Ya limpiaste y preparaste tu piel, así que ya está lista para recibir los nutrientes que necesita. Dale la bienvenida al suero. Estos productos normalmente estar formulados con activos de menor peso molecular, por lo que pueden penetrar capas más profundas de la piel para darles una nutrición completa. Si bien el suero se debe utilizar por la mañana y por la noche, recomendamos utilizar un tipo diferente de suero según la hora del día. Por la mañana, elige uno con muchos antioxidantes para ayudar a proteger tu piel de los radicales libres (como la vitamina C). Durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel, debes usar un suero con péptidos que ayuden a reparar la piel durante la noche.

Paso 3: Aplica el tónico

Al igual que con el limpiador, debes aplicar el tónico tanto en la mañana como en la noche. Te preguntarás el porqué. Este puede ayudar a preparar tu piel para que absorba los ingredientes activos en los demás productos de la rutina del cuidado de la piel. Suena genial, ¿verdad? Solo si eliges el tónico adecuado para tu tipo de piel. La mayoría de estos productos en el mercado están formulados para quienes tienen piel grasosa o propensa a tener acné y contienen propiedades que ayudan a nutrir la tez. ¿Cómo saber cuál es el tónico adecuado para ti? Busca los que están hechos con ácido salicílico o ácido glicólico, como el Impacto Rosé – Tónico antiacné + Refrescante de poros Artistry Studio™ 1% Tratamiento con ácido salicílico de Amway™. Este tónico líquido ayuda a refrescar, depurar y mantener el descanso perfecto de los poros, todo el día, todos los días.

Paso 4: Suero

Ya limpiaste y preparaste tu piel, así que ya está lista para recibir los nutrientes que necesita. Dale la bienvenida al suero. Estos productos normalmente estar formulados con activos de menor peso molecular, por lo que pueden penetrar capas más profundas de la piel para darles una nutrición completa. Si bien el suero se debe utilizar por la mañana y por la noche, recomendamos utilizar un tipo diferente de suero según la hora del día. Por la mañana, elige uno con muchos antioxidantes para ayudar a proteger tu piel de los radicales libres (como la vitamina C). Durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel, debes usar un suero con péptidos que ayuden a reparar la piel durante la noche.

Paso 5: Hidrata

Ahora, el hidratante. ¿Has notado alguna vez que el hidratante se siente un poco más pesado que los demás productos de tu rutina del cuidado de la piel? Estos hidratantes son excelentes para las noches, ya que pueden hidratar la piel durante toda la noche y no interferirán con el maquillaje. Cuando se trata de la rutina matutina del cuidado de la piel, querrás usar un hidratante ligero que no haga que tu base luzca brillante. Solo asegúrate de que tanto el hidratante de la mañana como el de la noche contengan humectantes como glicerina y ácido hialurónico, que traen el agua del aire a tu piel, y te dejan con una sensación de hidratación adicional.

Paso 6: Tratamiento específico

Ahora es el momento de tratar las zonas difíciles. Los tratamientos específicos sin enjuague se pueden usar tanto en la mañana como en la noche para ayudar con los brotes activos. Pero ¿por qué este paso viene después del hidratante en el orden de la rutina de cuidado de la piel? Porque ayuda a garantizar que el tratamiento específico permanezca sobre la imperfección. Si lo aplicaras antes, el hidratante podría quitarlo. Busca tratamientos específicos que incluyan ácido salicílico, como ¡Al punto! Corrector de imperfecciones, 0.5% ácido salicílico Artistry Studio™ de Amway™. Este ingrediente puede ayudar a exfoliar suavemente y a secar las glándulas sebáceas. Simplemente cubre los puntos no deseados con el corrector de imperfecciones y deja que el producto haga su magia durante la noche.

Paso 5: Hidrata

Ahora, el hidratante. ¿Has notado alguna vez que el hidratante se siente un poco más pesado que los demás productos de tu rutina del cuidado de la piel? Estos hidratantes son excelentes para las noches, ya que pueden hidratar la piel durante toda la noche y no interferirán con el maquillaje. Cuando se trata de la rutina matutina del cuidado de la piel, querrás usar un hidratante ligero que no haga que tu base luzca brillante. Solo asegúrate de que tanto el hidratante de la mañana como el de la noche contengan humectantes como glicerina y ácido hialurónico, que traen el agua del aire a tu piel, y te dejan con una sensación de hidratación adicional.

Paso 6: Tratamiento específico

Ahora es el momento de tratar las zonas difíciles. Los tratamientos específicos sin enjuague se pueden usar tanto en la mañana como en la noche para ayudar con los brotes activos. Pero ¿por qué este paso viene después del hidratante en el orden de la rutina de cuidado de la piel? Porque ayuda a garantizar que el tratamiento específico permanezca sobre la imperfección. Si lo aplicaras antes, el hidratante podría quitarlo. Busca tratamientos específicos que incluyan ácido salicílico, como ¡Al punto! Corrector de imperfecciones, 0.5% ácido salicílico Artistry Studio™ de Amway™. Este ingrediente puede ayudar a exfoliar suavemente y a secar las glándulas sebáceas. Simplemente cubre los puntos no deseados con el corrector de imperfecciones y deja que el producto haga su magia durante la noche.

Paso 5: Hidrata

Ahora, el hidratante. ¿Has notado alguna vez que el hidratante se siente un poco más pesado que los demás productos de tu rutina del cuidado de la piel? Estos hidratantes son excelentes para las noches, ya que pueden hidratar la piel durante toda la noche y no interferirán con el maquillaje. Cuando se trata de la rutina matutina del cuidado de la piel, querrás usar un hidratante ligero que no haga que tu base luzca brillante. Solo asegúrate de que tanto el hidratante de la mañana como el de la noche contengan humectantes como glicerina y ácido hialurónico, que traen el agua del aire a tu piel, y te dejan con una sensación de hidratación adicional.

Paso 6: Tratamiento específico

Ahora es el momento de tratar las zonas difíciles. Los tratamientos específicos sin enjuague se pueden usar tanto en la mañana como en la noche para ayudar con los brotes activos. Pero ¿por qué este paso viene después del hidratante en el orden de la rutina de cuidado de la piel? Porque ayuda a garantizar que el tratamiento específico permanezca sobre la imperfección. Si lo aplicaras antes, el hidratante podría quitarlo. Busca tratamientos específicos que incluyan ácido salicílico, como ¡Al punto! Corrector de imperfecciones, 0.5% ácido salicílico Artistry Studio™ de Amway™. Este ingrediente puede ayudar a exfoliar suavemente y a secar las glándulas sebáceas. Simplemente cubre los puntos no deseados con el corrector de imperfecciones y deja que el producto haga su magia durante la noche.

Paso 7: Aceite para el rostro

Cuando se trata de la rutina nocturna del cuidado de la piel, este debe ser el paso final. Debes aplicar aceite para el rostro por la mañana y por la noche. ¿Por qué? Los aceites son oclusivos, lo que significa que pueden ayudar a atrapar la humedad de la piel proporcionando una barrera protectora que evita la evaporación. Esto puede ayudar a evitar que tu piel se reseque mientras disfrutas bajo el sol o mientras duermes por la noche. 

Entonces, ¿qué debes buscar en un aceite para el rostro? Elige un producto ligero que deje tu piel sintiéndose hidratada y fresca, como el Roce Zen – Aceite facial + 300 mg CBD Artistry Studio™ de Amway™. Gracias a la sensación calmante de la lavanda y el pepino, puede hacer que tu rostro se sienta súper nutrido y tenga un brillo suave sin importar la hora del día.

Paso 8: Protector solar

Por último, pero definitivamente no menos importante, el protector solar. Si bien no necesitarás este paso durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel, asegúrate de completar tu ritual matutino con esto para ayudar a proteger tu piel contra los rayos ultravioleta (UV). Cuando se trata de protector solar, puedes elegir entre las variedades físicas y químicas. El protector solar físico contiene minerales como óxido de zinc y dióxido de titanio, que pueden ayudar a desviar la luz lejos de la piel. Por otro lado, los protectores solares químicos pueden absorber la luz y convertirla en calor, lo que puede ayudar a evitar que los rayos UV penetren la piel.

Probablemente no sepas qué hace cada uno de estos productos con tan solo usarlos. Pero puedes diferenciarlos por cómo se sienten. Los protectores solares químicos tienden a ser más ligeros y se esparcen con mayor facilidad. En caso de duda, opta por una fórmula a base de minerales que sea más suave con la piel sensible. Ten en cuenta que estos protectores solares pueden dejar una capa blanca en las pieles más oscuras, así que elige un producto que tenga en cuenta tu tipo y color de piel.

Cuidar tu piel es una inversión de tiempo y dinero. Aprovecha al máximo tu rutina del cuidado de la piel usando los productos adecuados para tu piel en el orden correcto a fin de aumentar su efectividad.

Paso 7: Aceite para el rostro

Cuando se trata de la rutina nocturna del cuidado de la piel, este debe ser el paso final. Debes aplicar aceite para el rostro por la mañana y por la noche. ¿Por qué? Los aceites son oclusivos, lo que significa que pueden ayudar a atrapar la humedad de la piel proporcionando una barrera protectora que evita la evaporación. Esto puede ayudar a evitar que tu piel se reseque mientras disfrutas bajo el sol o mientras duermes por la noche. 

Entonces, ¿qué debes buscar en un aceite para el rostro? Elige un producto ligero que deje tu piel sintiéndose hidratada y fresca, como el Roce Zen – Aceite facial + 300 mg CBD Artistry Studio™ de Amway™. Gracias a la sensación calmante de la lavanda y el pepino, puede hacer que tu rostro se sienta súper nutrido y tenga un brillo suave sin importar la hora del día.

Paso 8: Protector solar

Por último, pero definitivamente no menos importante, el protector solar. Si bien no necesitarás este paso durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel, asegúrate de completar tu ritual matutino con esto para ayudar a proteger tu piel contra los rayos ultravioleta (UV). Cuando se trata de protector solar, puedes elegir entre las variedades físicas y químicas. El protector solar físico contiene minerales como óxido de zinc y dióxido de titanio, que pueden ayudar a desviar la luz lejos de la piel. Por otro lado, los protectores solares químicos pueden absorber la luz y convertirla en calor, lo que puede ayudar a evitar que los rayos UV penetren la piel.

Probablemente no sepas qué hace cada uno de estos productos con tan solo usarlos. Pero puedes diferenciarlos por cómo se sienten. Los protectores solares químicos tienden a ser más ligeros y se esparcen con mayor facilidad. En caso de duda, opta por una fórmula a base de minerales que sea más suave con la piel sensible. Ten en cuenta que estos protectores solares pueden dejar una capa blanca en las pieles más oscuras, así que elige un producto que tenga en cuenta tu tipo y color de piel.

Cuidar tu piel es una inversión de tiempo y dinero. Aprovecha al máximo tu rutina del cuidado de la piel usando los productos adecuados para tu piel en el orden correcto a fin de aumentar su efectividad.

Paso 7: Aceite para el rostro

Cuando se trata de la rutina nocturna del cuidado de la piel, este debe ser el paso final. Debes aplicar aceite para el rostro por la mañana y por la noche. ¿Por qué? Los aceites son oclusivos, lo que significa que pueden ayudar a atrapar la humedad de la piel proporcionando una barrera protectora que evita la evaporación. Esto puede ayudar a evitar que tu piel se reseque mientras disfrutas bajo el sol o mientras duermes por la noche. 

Entonces, ¿qué debes buscar en un aceite para el rostro? Elige un producto ligero que deje tu piel sintiéndose hidratada y fresca, como el Roce Zen – Aceite facial + 300 mg CBD Artistry Studio™ de Amway™. Gracias a la sensación calmante de la lavanda y el pepino, puede hacer que tu rostro se sienta súper nutrido y tenga un brillo suave sin importar la hora del día.

Paso 8: Protector solar

Por último, pero definitivamente no menos importante, el protector solar. Si bien no necesitarás este paso durante tu rutina nocturna del cuidado de la piel, asegúrate de completar tu ritual matutino con esto para ayudar a proteger tu piel contra los rayos ultravioleta (UV). Cuando se trata de protector solar, puedes elegir entre las variedades físicas y químicas. El protector solar físico contiene minerales como óxido de zinc y dióxido de titanio, que pueden ayudar a desviar la luz lejos de la piel. Por otro lado, los protectores solares químicos pueden absorber la luz y convertirla en calor, lo que puede ayudar a evitar que los rayos UV penetren la piel.

Probablemente no sepas qué hace cada uno de estos productos con tan solo usarlos. Pero puedes diferenciarlos por cómo se sienten. Los protectores solares químicos tienden a ser más ligeros y se esparcen con mayor facilidad. En caso de duda, opta por una fórmula a base de minerales que sea más suave con la piel sensible. Ten en cuenta que estos protectores solares pueden dejar una capa blanca en las pieles más oscuras, así que elige un producto que tenga en cuenta tu tipo y color de piel.

Cuidar tu piel es una inversión de tiempo y dinero. Aprovecha al máximo tu rutina del cuidado de la piel usando los productos adecuados para tu piel en el orden correcto a fin de aumentar su efectividad.