Cargando ...
Amway logo
Saltar al contenido principal
smartedit.mode.only.message

Cómo incorporar la exfoliación a tu rutina de cuidado de la piel

¿Quieres refrescar tu piel? Busca tu exfoliante y aprende cómo este producto del cuidado de la piel puede ayudar a que tu piel se sienta y vea bien.

29 de julio del 2021

Cómo incorporar la exfoliación a tu rutina de cuidado de la piel

¿Quieres refrescar tu piel? Busca tu exfoliante y aprende cómo este producto del cuidado de la piel puede ayudar a que tu piel se sienta y vea bien.

29 de julio del 2021

Cómo incorporar la exfoliación a tu rutina de cuidado de la piel

¿Quieres refrescar tu piel? Busca tu exfoliante y aprende cómo este producto del cuidado de la piel puede ayudar a que tu piel se sienta y vea bien.

29 de julio del 2021

Viajas para refrescar tu alma. Pasas tiempo con tus amigos para mejorar tu estado de ánimo. Persigues tus sueños para refrescar tu pasión por la vida. Entonces, ¿por qué no exfoliar tu rostro para refrescar tu piel? 

Retrocedamos un poco. ¿Qué es la exfoliación? Es una sencilla técnica del cuidado de la piel que puede ayudar a eliminar las células muertas de su capa superior. Lo sabemos, eso suena muy glamoroso. Sin embargo, el producto final puede ayudar a iluminar tu complexión y evitar que la piel se vea opaca. ¿Qué tan esencial puede ser la exfoliación en tu rutina de cuidado de la piel? Bastante importante si nos preguntas a nosotros. Pero dejaremos que los expertos se encarguen de explicarlo. Los estudios han demostrado que los distintos tipos de exfoliantes pueden ayudar a la piel a absorber mejor los hidratantes y prevenir los signos visibles del envejecimiento prematuro.

Esto es lo que necesitas saber. Al igual que el estrés ocasional puede acumularse si no se controla activamente, las células muertas de la piel se acumulan en la superficie del rostro con el paso del tiempo si no se tocan. 

¿Quieres hacer borrón y cuenta nueva? Aquí está todo lo que hay que saber sobre cómo incorporar la exfoliación a tu rutina de cuidado de la piel.

Por qué debes exfoliar tu piel

Antes de entrar en el «por qué», vamos a entender mejor el «qué». Más concretamente, ¿qué es la exfoliación cuando se trata del cuidado de la piel? Puede ayudar a reducir los restos de maquillaje, suciedad, sudor y grasa junto con las células muertas de la piel. ¿Cuál es el resultado? Más espacio para esas nuevas células frescas que se encuentran debajo. Y lo que es mejor, cuando te exfolias con regularidad puedes ayudar a prevenir la obstrucción de los poros, lo que incluso puede dar lugar a menos brotes. Todos ganan.

Algunos de los mejores limpiadores exfoliantes pueden ayudar con las siguientes acciones:

  • Minimizar el tamaño de los poros visibles y las cicatrices
  • Destapar los poros y favorecer la liberación de los aceites naturales de la piel 
  • Igualar el tono de la piel al suavizar la textura
  • Ayudar a una mejor absorción de hidratantes y sueros
  • Hacer que las líneas de expresión sean menos visibles
  • Aumentar la renovación celular de la piel
  • Darle a tu piel un brillo saludable 

Viajas para refrescar tu alma. Pasas tiempo con tus amigos para mejorar tu estado de ánimo. Persigues tus sueños para refrescar tu pasión por la vida. Entonces, ¿por qué no exfoliar tu rostro para refrescar tu piel? 

Retrocedamos un poco. ¿Qué es la exfoliación? Es una sencilla técnica del cuidado de la piel que puede ayudar a eliminar las células muertas de su capa superior. Lo sabemos, eso suena muy glamoroso. Sin embargo, el producto final puede ayudar a iluminar tu complexión y evitar que la piel se vea opaca. ¿Qué tan esencial puede ser la exfoliación en tu rutina de cuidado de la piel? Bastante importante si nos preguntas a nosotros. Pero dejaremos que los expertos se encarguen de explicarlo. Los estudios han demostrado que los distintos tipos de exfoliantes pueden ayudar a la piel a absorber mejor los hidratantes y prevenir los signos visibles del envejecimiento prematuro.

Esto es lo que necesitas saber. Al igual que el estrés ocasional puede acumularse si no se controla activamente, las células muertas de la piel se acumulan en la superficie del rostro con el paso del tiempo si no se tocan. 

¿Quieres hacer borrón y cuenta nueva? Aquí está todo lo que hay que saber sobre cómo incorporar la exfoliación a tu rutina de cuidado de la piel.

Por qué debes exfoliar tu piel

Antes de entrar en el «por qué», vamos a entender mejor el «qué». Más concretamente, ¿qué es la exfoliación cuando se trata del cuidado de la piel? Puede ayudar a reducir los restos de maquillaje, suciedad, sudor y grasa junto con las células muertas de la piel. ¿Cuál es el resultado? Más espacio para esas nuevas células frescas que se encuentran debajo. Y lo que es mejor, cuando te exfolias con regularidad puedes ayudar a prevenir la obstrucción de los poros, lo que incluso puede dar lugar a menos brotes. Todos ganan.

Algunos de los mejores limpiadores exfoliantes pueden ayudar con las siguientes acciones:

  • Minimizar el tamaño de los poros visibles y las cicatrices
  • Destapar los poros y favorecer la liberación de los aceites naturales de la piel 
  • Igualar el tono de la piel al suavizar la textura
  • Ayudar a una mejor absorción de hidratantes y sueros
  • Hacer que las líneas de expresión sean menos visibles
  • Aumentar la renovación celular de la piel
  • Darle a tu piel un brillo saludable 

Viajas para refrescar tu alma. Pasas tiempo con tus amigos para mejorar tu estado de ánimo. Persigues tus sueños para refrescar tu pasión por la vida. Entonces, ¿por qué no exfoliar tu rostro para refrescar tu piel? 

Retrocedamos un poco. ¿Qué es la exfoliación? Es una sencilla técnica del cuidado de la piel que puede ayudar a eliminar las células muertas de su capa superior. Lo sabemos, eso suena muy glamoroso. Sin embargo, el producto final puede ayudar a iluminar tu complexión y evitar que la piel se vea opaca. ¿Qué tan esencial puede ser la exfoliación en tu rutina de cuidado de la piel? Bastante importante si nos preguntas a nosotros. Pero dejaremos que los expertos se encarguen de explicarlo. Los estudios han demostrado que los distintos tipos de exfoliantes pueden ayudar a la piel a absorber mejor los hidratantes y prevenir los signos visibles del envejecimiento prematuro.

Esto es lo que necesitas saber. Al igual que el estrés ocasional puede acumularse si no se controla activamente, las células muertas de la piel se acumulan en la superficie del rostro con el paso del tiempo si no se tocan. 

¿Quieres hacer borrón y cuenta nueva? Aquí está todo lo que hay que saber sobre cómo incorporar la exfoliación a tu rutina de cuidado de la piel.

Por qué debes exfoliar tu piel

Antes de entrar en el «por qué», vamos a entender mejor el «qué». Más concretamente, ¿qué es la exfoliación cuando se trata del cuidado de la piel? Puede ayudar a reducir los restos de maquillaje, suciedad, sudor y grasa junto con las células muertas de la piel. ¿Cuál es el resultado? Más espacio para esas nuevas células frescas que se encuentran debajo. Y lo que es mejor, cuando te exfolias con regularidad puedes ayudar a prevenir la obstrucción de los poros, lo que incluso puede dar lugar a menos brotes. Todos ganan.

Algunos de los mejores limpiadores exfoliantes pueden ayudar con las siguientes acciones:

  • Minimizar el tamaño de los poros visibles y las cicatrices
  • Destapar los poros y favorecer la liberación de los aceites naturales de la piel 
  • Igualar el tono de la piel al suavizar la textura
  • Ayudar a una mejor absorción de hidratantes y sueros
  • Hacer que las líneas de expresión sean menos visibles
  • Aumentar la renovación celular de la piel
  • Darle a tu piel un brillo saludable 

¿Cuándo debes exfoliarte?

Tal vez te guste preparar tu piel para los viajes. O tal vez quieras relajarte con un exfoliante facial después de una cena con amigos. En cualquier caso, la exfoliación tiene sus beneficios durante varios momentos del día. Utilizar un limpiador exfoliante por la mañana puede evitar que la piel se vea opaca a esa hora o grasosa a lo largo del día. Un buen exfoliante en la noche puede servir para eliminar el maquillaje o el protector solar de las aventuras del día. Es así de simple.

¿Estás listo para exfoliarte? No tan rápido. Si bien la hora del día puede no importar, el orden de tu rutina de cuidado de la piel sí. Recomendamos que primero remuevas el maquillaje y después utilices un limpiador tradicional para eliminar la mayor cantidad posible de base, suciedad y sebo (la grasa que produce tu cuerpo de forma natural). Después, toma tu exfoliante y manos a la obra. Una vez que hayas removido esas células muertas de la piel, aplica tónico, abundante hidratante y crema para el contorno de ojos como lo harías normalmente. Si te exfolias por la mañana, considera completar tu rutina con un protector solar para proteger tu piel de los rayos UV.

En cuanto a la frecuencia, tú decides también. Aunque no hay pautas estrictas recomendamos una o dos veces por semana para las pieles sensibles, no más de tres veces por semana en el caso de las pieles normales y hasta cinco veces por semana en las pieles grasosas. ¿Por qué? Porque la piel que produce naturalmente más aceite tiene una mayor tolerancia a los limpiadores exfoliantes, mientras que la piel sensible puede no responder tan bien a los granos ásperos de un exfoliante.

¿Cuándo debes exfoliarte?

Tal vez te guste preparar tu piel para los viajes. O tal vez quieras relajarte con un exfoliante facial después de una cena con amigos. En cualquier caso, la exfoliación tiene sus beneficios durante varios momentos del día. Utilizar un limpiador exfoliante por la mañana puede evitar que la piel se vea opaca a esa hora o grasosa a lo largo del día. Un buen exfoliante en la noche puede servir para eliminar el maquillaje o el protector solar de las aventuras del día. Es así de simple.

¿Estás listo para exfoliarte? No tan rápido. Si bien la hora del día puede no importar, el orden de tu rutina de cuidado de la piel sí. Recomendamos que primero remuevas el maquillaje y después utilices un limpiador tradicional para eliminar la mayor cantidad posible de base, suciedad y sebo (la grasa que produce tu cuerpo de forma natural). Después, toma tu exfoliante y manos a la obra. Una vez que hayas removido esas células muertas de la piel, aplica tónico, abundante hidratante y crema para el contorno de ojos como lo harías normalmente. Si te exfolias por la mañana, considera completar tu rutina con un protector solar para proteger tu piel de los rayos UV.

En cuanto a la frecuencia, tú decides también. Aunque no hay pautas estrictas recomendamos una o dos veces por semana para las pieles sensibles, no más de tres veces por semana en el caso de las pieles normales y hasta cinco veces por semana en las pieles grasosas. ¿Por qué? Porque la piel que produce naturalmente más aceite tiene una mayor tolerancia a los limpiadores exfoliantes, mientras que la piel sensible puede no responder tan bien a los granos ásperos de un exfoliante.

¿Cuándo debes exfoliarte?

Tal vez te guste preparar tu piel para los viajes. O tal vez quieras relajarte con un exfoliante facial después de una cena con amigos. En cualquier caso, la exfoliación tiene sus beneficios durante varios momentos del día. Utilizar un limpiador exfoliante por la mañana puede evitar que la piel se vea opaca a esa hora o grasosa a lo largo del día. Un buen exfoliante en la noche puede servir para eliminar el maquillaje o el protector solar de las aventuras del día. Es así de simple.

¿Estás listo para exfoliarte? No tan rápido. Si bien la hora del día puede no importar, el orden de tu rutina de cuidado de la piel sí. Recomendamos que primero remuevas el maquillaje y después utilices un limpiador tradicional para eliminar la mayor cantidad posible de base, suciedad y sebo (la grasa que produce tu cuerpo de forma natural). Después, toma tu exfoliante y manos a la obra. Una vez que hayas removido esas células muertas de la piel, aplica tónico, abundante hidratante y crema para el contorno de ojos como lo harías normalmente. Si te exfolias por la mañana, considera completar tu rutina con un protector solar para proteger tu piel de los rayos UV.

En cuanto a la frecuencia, tú decides también. Aunque no hay pautas estrictas recomendamos una o dos veces por semana para las pieles sensibles, no más de tres veces por semana en el caso de las pieles normales y hasta cinco veces por semana en las pieles grasosas. ¿Por qué? Porque la piel que produce naturalmente más aceite tiene una mayor tolerancia a los limpiadores exfoliantes, mientras que la piel sensible puede no responder tan bien a los granos ásperos de un exfoliante.

Tipos de exfoliantes: Físicos frente a químicos

¿Te preguntas cómo exfoliar? Las reacciones de la piel varían de una persona a otra, por lo que la forma de utilizar el producto dependerá del tipo de limpiador exfoliante que elijas. Hay dos tipos de soluciones a explorar: exfoliantes físicos y químicos.

Exfoliantes físicos

Es posible que oigas hablar de los exfoliantes físicos como exfoliantes manuales. Estos productos contienen granos o frutos secos molidos que hacen que sientas como si estuvieras frotando arena sobre tu piel cuando los aplicas. Para la mayoría de la gente es más una sensación de spa que de día de playa. Sin embargo, en nuestra opinión, ninguna de las dos parece ser horrible. 

Cuando se frotan contra el rostro estas partículas ayudan a eliminar las capas de células muertas de la piel. Aunque la sensación sea ligeramente áspera la piel puede sentirse más suave una vez que se haya lavado el producto. La capacidad de estos productos para limpiar la piel varía en función de los ingredientes que contengan. Por eso recomendamos buscar un producto que incorpore granos exfoliantes de bambú y aloe vera calmante, como el Limpiador + Exfoliante Illuminance de Artistry Studio™. Esta solución dos en uno limpia y exfolia, por lo que ahorra tiempo en la mañana y espacio en tu bolso de maquillaje. El limpiador y exfoliante sin surfactantes ni sulfatos mejora la suavidad y la uniformidad general del tono y la textura. Además, es adecuado para todo tipo de pieles, ya sean normales, grasosas, secas o sensibles.

Exfoliantes químicos

Los limpiadores exfoliantes químicos suelen contener varios compuestos envasados en un solo producto. A menudo hay diferentes enzimas, alfahidroxiácidos, betahidroxiácidos y muchos otros ingredientes difíciles de leer. Pero aunque sean complicados, también pueden ser beneficiosos. 

Así es como funcionan los exfoliantes químicos:

  • Esas sustancias químicas difíciles de pronunciar pueden romper las uniones entre las células de la piel.
  • Una vez que está rota, la piel muerta se suelta, lo que permite limpiarla o exfoliarla. 
  • Los exfoliantes químicos suelen estar disponibles en forma de mascarilla, fórmula líquida sin enjuague o almohadilla exfoliante.

Tipos de exfoliantes: Físicos frente a químicos

¿Te preguntas cómo exfoliar? Las reacciones de la piel varían de una persona a otra, por lo que la forma de utilizar el producto dependerá del tipo de limpiador exfoliante que elijas. Hay dos tipos de soluciones a explorar: exfoliantes físicos y químicos.

Exfoliantes físicos

Es posible que oigas hablar de los exfoliantes físicos como exfoliantes manuales. Estos productos contienen granos o frutos secos molidos que hacen que sientas como si estuvieras frotando arena sobre tu piel cuando los aplicas. Para la mayoría de la gente es más una sensación de spa que de día de playa. Sin embargo, en nuestra opinión, ninguna de las dos parece ser horrible. 

Cuando se frotan contra el rostro estas partículas ayudan a eliminar las capas de células muertas de la piel. Aunque la sensación sea ligeramente áspera la piel puede sentirse más suave una vez que se haya lavado el producto. La capacidad de estos productos para limpiar la piel varía en función de los ingredientes que contengan. Por eso recomendamos buscar un producto que incorpore granos exfoliantes de bambú y aloe vera calmante, como el Limpiador + Exfoliante Illuminance de Artistry Studio™. Esta solución dos en uno limpia y exfolia, por lo que ahorra tiempo en la mañana y espacio en tu bolso de maquillaje. El limpiador y exfoliante sin surfactantes ni sulfatos mejora la suavidad y la uniformidad general del tono y la textura. Además, es adecuado para todo tipo de pieles, ya sean normales, grasosas, secas o sensibles.

Exfoliantes químicos

Los limpiadores exfoliantes químicos suelen contener varios compuestos envasados en un solo producto. A menudo hay diferentes enzimas, alfahidroxiácidos, betahidroxiácidos y muchos otros ingredientes difíciles de leer. Pero aunque sean complicados, también pueden ser beneficiosos. 

Así es como funcionan los exfoliantes químicos:

  • Esas sustancias químicas difíciles de pronunciar pueden romper las uniones entre las células de la piel.
  • Una vez que está rota, la piel muerta se suelta, lo que permite limpiarla o exfoliarla. 
  • Los exfoliantes químicos suelen estar disponibles en forma de mascarilla, fórmula líquida sin enjuague o almohadilla exfoliante.

Tipos de exfoliantes: Físicos frente a químicos

¿Te preguntas cómo exfoliar? Las reacciones de la piel varían de una persona a otra, por lo que la forma de utilizar el producto dependerá del tipo de limpiador exfoliante que elijas. Hay dos tipos de soluciones a explorar: exfoliantes físicos y químicos.

Exfoliantes físicos

Es posible que oigas hablar de los exfoliantes físicos como exfoliantes manuales. Estos productos contienen granos o frutos secos molidos que hacen que sientas como si estuvieras frotando arena sobre tu piel cuando los aplicas. Para la mayoría de la gente es más una sensación de spa que de día de playa. Sin embargo, en nuestra opinión, ninguna de las dos parece ser horrible. 

Cuando se frotan contra el rostro estas partículas ayudan a eliminar las capas de células muertas de la piel. Aunque la sensación sea ligeramente áspera la piel puede sentirse más suave una vez que se haya lavado el producto. La capacidad de estos productos para limpiar la piel varía en función de los ingredientes que contengan. Por eso recomendamos buscar un producto que incorpore granos exfoliantes de bambú y aloe vera calmante, como el Limpiador + Exfoliante Illuminance de Artistry Studio™. Esta solución dos en uno limpia y exfolia, por lo que ahorra tiempo en la mañana y espacio en tu bolso de maquillaje. El limpiador y exfoliante sin surfactantes ni sulfatos mejora la suavidad y la uniformidad general del tono y la textura. Además, es adecuado para todo tipo de pieles, ya sean normales, grasosas, secas o sensibles.

Exfoliantes químicos

Los limpiadores exfoliantes químicos suelen contener varios compuestos envasados en un solo producto. A menudo hay diferentes enzimas, alfahidroxiácidos, betahidroxiácidos y muchos otros ingredientes difíciles de leer. Pero aunque sean complicados, también pueden ser beneficiosos. 

Así es como funcionan los exfoliantes químicos:

  • Esas sustancias químicas difíciles de pronunciar pueden romper las uniones entre las células de la piel.
  • Una vez que está rota, la piel muerta se suelta, lo que permite limpiarla o exfoliarla. 
  • Los exfoliantes químicos suelen estar disponibles en forma de mascarilla, fórmula líquida sin enjuague o almohadilla exfoliante.

Cómo exfoliar tu rostro

Ahora lo que realmente necesitas saber es cómo exfoliar. Primero afronta los hechos: Las instrucciones dependerán del producto exacto que elijas. Sin embargo, en su mayor parte es bastante sencillo.

Si optas por la exfoliación física solo tienes que utilizar un cepillo o un exfoliante limpio y mover los dedos con pequeños movimientos circulares por el rostro. Mantén los movimientos suaves y alejados de los ojos, y enjuaga con agua tibia cuando termines. Sécate la piel con toques suaves y continúa con tu rutina de cuidado de la piel como de costumbre. ¿Es lo suficientemente fácil?

En cuanto a los exfoliantes químicos, el proceso de aplicación probablemente no será muy diferente. Pero, dependiendo del producto, es posible que tengas que dejar que el limpiador exfoliante permanezca en tu rostro, al igual que harías con un peeling facial químico. Consulta las instrucciones para conocer la duración. Luego, enjuaga, seca tu rostro con toques suaves y continúa con el resto de tu rutina de cuidado de la piel. 

Entonces, ¿cuáles son los mejores limpiadores y exfoliantes para la piel? Cualquiera que haga que tu piel se sienta y vea bien. Aunque puede que no sea la respuesta definitiva que estabas buscando, hay algo que sabemos con certeza: la exfoliación puede ser beneficiosa para tu rutina de cuidado de la piel. Así que, a exfoliar.

Cómo exfoliar tu rostro

Ahora lo que realmente necesitas saber es cómo exfoliar. Primero afronta los hechos: Las instrucciones dependerán del producto exacto que elijas. Sin embargo, en su mayor parte es bastante sencillo.

Si optas por la exfoliación física solo tienes que utilizar un cepillo o un exfoliante limpio y mover los dedos con pequeños movimientos circulares por el rostro. Mantén los movimientos suaves y alejados de los ojos, y enjuaga con agua tibia cuando termines. Sécate la piel con toques suaves y continúa con tu rutina de cuidado de la piel como de costumbre. ¿Es lo suficientemente fácil?

En cuanto a los exfoliantes químicos, el proceso de aplicación probablemente no será muy diferente. Pero, dependiendo del producto, es posible que tengas que dejar que el limpiador exfoliante permanezca en tu rostro, al igual que harías con un peeling facial químico. Consulta las instrucciones para conocer la duración. Luego, enjuaga, seca tu rostro con toques suaves y continúa con el resto de tu rutina de cuidado de la piel. 

Entonces, ¿cuáles son los mejores limpiadores y exfoliantes para la piel? Cualquiera que haga que tu piel se sienta y vea bien. Aunque puede que no sea la respuesta definitiva que estabas buscando, hay algo que sabemos con certeza: la exfoliación puede ser beneficiosa para tu rutina de cuidado de la piel. Así que, a exfoliar.

Cómo exfoliar tu rostro

Ahora lo que realmente necesitas saber es cómo exfoliar. Primero afronta los hechos: Las instrucciones dependerán del producto exacto que elijas. Sin embargo, en su mayor parte es bastante sencillo.

Si optas por la exfoliación física solo tienes que utilizar un cepillo o un exfoliante limpio y mover los dedos con pequeños movimientos circulares por el rostro. Mantén los movimientos suaves y alejados de los ojos, y enjuaga con agua tibia cuando termines. Sécate la piel con toques suaves y continúa con tu rutina de cuidado de la piel como de costumbre. ¿Es lo suficientemente fácil?

En cuanto a los exfoliantes químicos, el proceso de aplicación probablemente no será muy diferente. Pero, dependiendo del producto, es posible que tengas que dejar que el limpiador exfoliante permanezca en tu rostro, al igual que harías con un peeling facial químico. Consulta las instrucciones para conocer la duración. Luego, enjuaga, seca tu rostro con toques suaves y continúa con el resto de tu rutina de cuidado de la piel. 

Entonces, ¿cuáles son los mejores limpiadores y exfoliantes para la piel? Cualquiera que haga que tu piel se sienta y vea bien. Aunque puede que no sea la respuesta definitiva que estabas buscando, hay algo que sabemos con certeza: la exfoliación puede ser beneficiosa para tu rutina de cuidado de la piel. Así que, a exfoliar.